Resolviendo mi deuda sin “Resuelve tu Deuda” | Experiencia

Buen día.

El día de hoy me gustaría hablarles de un tema que de seguro a muchos mexicanos nos ha ocurrido, y que por alguna razón se nos hace difícil preguntar o hablar al respecto. Nos ha pasado a tantos, que, si tú pasas por esta situación déjame darte un buen consejo.

Todavía, soy joven. Y ustedes saben, al empezar uno al salir de la carrera, uno comienza a darse gustos, debido a que no tiene compromisos, gastos fijos, uno vive con los padres y aparentemente llevar una vida financiera “sana” es simple. Viendo cómo funcionan nuestras familias de seguro te dicen:

Deberías sacar una tarjeta de crédito, no se te vaya a ofrecer después sacar una casa, un carro, o hasta para un imprevisto.

Y pues, caí en la trampa. Ojo, no digo que una tarjeta de crédito o servicios sean malas. Digo, que es muy fácil pedir una tarjeta más cuando llevas un buen historial; es cuestión de tiempo para que empiecen a llover del cielo, y cuando llueven del cielo, la situación se puede complicar.

Llegué a tener 3 tarjetas (gracias a Dios, solo 3, tengo amigos que estando solteros se las han visto negras para pagar sus 5 tarjetas y 2 créditos departamentales); que podía sostener y manejaba muy bien, ya saben: esta para las salidas, esta para los servicios y esta para emergencias (o Amazon :p).

Después de seguir con este ritmo, me casé, y con esto vinieron las responsabilidades. El choque fue algo difícil, pero me ha traído carácter y he aprendido a cuidar las finanzas familiares.

Al poco tiempo de estar casado, reviso un estado de cuenta con mi esposa y veo que en una tarjeta tenía un saldo de $20,000.00 y de esos, yo no sabía de dónde habían salido $10,000.00; sin incluir que la institución financiera no supo darme un desglose de qué eran esos $10,000.00.

Total que no pude pagar las tres tarjetas por ese excedente, y empezó una orda de cobradores, llamándome a casa y al celular día y noche. Les respondía y les decía:

Si yo me gasté ese dinero, me lo gasté; pero quiero que me digan el negocio, lugar, o qué compré con él. Si yo no sé de donde salió ese dinero, no pienso pagar.

Y pues, pasó el tiempo y los cobradores cada vez se ponían más maleducados, más hostigadores y pues me desesperé. Buscando en internet me encontré con Resuelve Tu Deuda. Y si ven los vídeos parece ser una respuesta a todas esas personas que tenemos una deuda grande (según nuestras posibilidades) y que ellos te ayudan con todo, a modo en que tú solo tienes que concentrarte en ahorrar y nada más… ellos dicen que se encargan de las llamadas de cobranza.

¿Cómo funciona Resuelve Tu Deuda?

El programa funciona de una manera muy simple (aparentemente):

  1. Te contactas con ellos para que evalúen tu caso.
  2. Te piden una papelería.
  3. Envías esa papelería a la oficina (si hay oficina en tu ciudad, si no, puedes enviar la papelería a través de una mensajería).
  4. Te abren una cuenta de banco (a tu nombre, aunque ellos pueden cobrarte la comisión según les plazca).
  5. Te dicen, según tus posibilidades, un plan de ahorro.
  6. Te dan un teléfono para que se los des a los cobradores.
  7. Haces un primer depósito, por la cantidad acordada en el plan de ahorro.

Es un proceso rápido, yo no duré más de 4 horas, la verdad. Después de ese proceso ahorras y ahorras, hasta terminar tu plan de ahorro.

Lo que promete Resuelve Tu Deuda es lo siguiente:

  • Si sigues el programa, eventualmente pagarás tu deuda.
  • Por la pequeña comisión que te cobramos (alrededor de $70.00 mensuales), nos aseguramos de canalizar tus llamadas de cobranza y negociar la deuda por ti al grado que
  • Podemos conseguirte un descuento de hasta el 70% (aunque este porcentaje puede bajar, dependiendo el tipo de deuda, la institución a la que le debes, etc.).

Se oye bastante genial: ¿no?

La realidad, es que funciona a medias

La verdad, no sé si Resuelve Tu Deuda lo hace a propósito, pero en mi caso (duré tres meses en el programa) no negociaron nada.

Esperé una semana para ver resultados y el estado de mi deuda era:

Negociaciones previas

A lo que me dije a mí mismo que era la primer semana y que tal vez en realidad si estaban negociando.

Pasó otra semana más, y lo mismo, seguía en negociaciones previas. Esperé a que se cumpliera el mes; y lo mismo. Llegado el mes me llama mi representante de Resuelve Tu Deuda para decirme que me tocaba hacer el depósito del siguiente mes… a lo que le pregunté que qué era eso y solo me dijo:

Oh, no te preocupes es que nosotros negociamos directo con el corporativo de la compañía a la que le debes y tardan poco más de un mes en empezar con las negociaciones de tu deuda. Tú concéntrate en depositar.

Entonces, con eso me dejó algo de sospecha, no deposité hasta ver que eso cambiara… pasaron dos meses y me enviaron un correo, en el que decía que si quería seguir viendo los “beneficios” de Resuelve Tu Deuda. A lo que yo les pregunté:

  • ¿Cuál es el estado de mi deuda?
  • ¿Quién se ha encargado de negociar?
  • ¿A qué beneficios se refieren?
  • Si han habido beneficios/negociaciones: ¿por qué no me los han comentado?

En fin, a lo que me respondieron con una llamada telefónica a modo de “terapearme” para que “hiciera mi trabajo, que era depositar, y ellos se encargaban del resto”; eso sí, no respondieron a ninguna de mis preguntas. Igual no deposité, y así hasta que al tercer mes me llamaban para cobrarme lo del plan, cuando me amenazaron diciendo que no iba a seguir en el plan si no depositaba al menos $500.00.

Cabe mencionar que durante esos 3 meses, yo seguí recibiendo llamadas telefónicas de la compañía a la que le debía (o sea, estos de Resuelve Tu Deuda ni siquiera eran capaces de retenerme a los telecobradores).

En fin, acabé muy decepcionado. Pero resolví mi problema, eso sí, por mi cuenta.

¿Cómo resolver el problema?

Para empezar cabe mencionar que, mi intención era pagar lo que yo había gastado. Si otra parte de la deuda era injusta o inexplicable, entonces no lo iba a pagar. Si tu situación es tener que hacer pagos sobre cantidades injustas e inexplicables; entonces lo que debes de hacer es mantenerte firme en que pagarás lo consumido, más no lo que ellos no te pueden decir en qué se gastó.

Segundo, ellos deben ver la proactividad de tu parte para resolver la situación. Revisa tus finanzas y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Con cuánto puedo vivir para cubrir mis necesidades escenciales?
    • Aquí incluye gastos de:
      • Vivienda
      • Servicios
      • Comida
      • Vestido
      • Transporte
  • Después de cubrir mis necesidades escenciales: ¿cuánto puedo disponer para pagarle a la institución?
  • Si te sobra, añade el 50% del sobrante al pago de tu deuda y el otro 50% del sobrante úsalo para necesidades o ahórralo.

En base a esos cálculos necesitas decirle a quien te esté cobrando a nombre de la institución a la que le debes:

Puedo pagarte en [inserte aquí lapso de tiempo], haciendo pagos [inserte aquí la temporalidad del pago], los días [elige un día, de preferencia el día de pago] de cada mes.

Y mantente firme. Asegúrales que es la manera en que les puedes pagar, y, te recomiendo que sea un plan que sí puedas cumplir, ya que, recuerda, tú lo propones.

Después de hacer esto, los cobradores y yo llegamos a un acuerdo en días y formalizamos haciendo un depósito a la cuenta en donde yo tenía adeudo. Por cumplir con ése trato que yo propuse me hicieron una quita.

¿Y no me afecta el buró de crédito?

Para bien o para mal, yo tengo otras 2 tarjetas de crédito que estoy buscando liquidar para liberarme de vivir del crédito. Si bien, resolver la deuda me costó una marca en mi historial crediticio, hay maneras de ir sanando tu historial crediticio.

Primero, si tienes otros créditos, debes tenerlos al día. Paga tus créditos, si tienes muchas tarjetas, paga el mínimo, con tal de seguir teniendo una buena conducta crediticia. Hasta que salgas de la situación

Segundo, esto se trata de comportarse bien ante instituciones que ofrecen créditos. Hay empresas que te ofrecen préstamos pequeños (no mayores a $4,000.00) con las que puedes ir reconstruyendo historial. Eso sí, cobran interéses muy altos, pero, es el costo que tenemos que pagar.

Tercero, el historial crediticio guarda solo información de siete años atrás. De tal forma qué, si no tienes otros créditos y no quieres pedir préstamos caros, puedes esperar.

Conclusión

Después de vivir todo esto me quedó muy claro algo, y es que uno debe:

APRENDER A VIVIR DE CONTADO

Es bueno tener créditos para ciertas cosas. Un ejemplo, es para una casa, es muy complicado para cualquier mexicano juntar $700,000 para comprarse una casa de contado. O juntar $200,000 para un automóvil. Sin embargo esos son bienes que pueden durar muchos años contigo. Caso contrario con un teléfono de última generación, qué no sirve más que para tener status.

Hay una fórmula que se usa desde la Biblia:

  • 10% de tu ingreso debe ser invertido en un proyecto en el que tú creas, pero que este proyecto sea de alguien más, no tuyo.
  • 30% de tu ingreso debe ser ahorrado.
  • Debes aprender a vivir con el 50% de tu ingreso.
  • Y finalmente, usar el 10% final para emergencias.

Personalmente, creo que es la manera más inteligente de manejar las finanzas.

Los japoneses usan una fórmula: estudiar + trabajar + ahorrar. Que, también, me parece buena.

En fin, es mi experiencia, espero que te sirva si estás en una situación parecida y que pronto salgas de tus deudas; no nacimos para estar atados a un deudor.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s